Mamada Peter Pan: hasta la campanilla

¡Así lo llamo yo! La mamada Peter Pan, porque llega hasta la campanilla. Pero qué capacidad tiene esta jovencita para tragarse el sable del rubio hasta la garganta. Es como si tuviera la tráquea perfectamente amoldada al tamaño de una polla. La chica tiene un cuerpo menudito y elegante, puro morbo. Y además la mamada la realiza de escándalo, metiéndose la punta en la boca y agitando fuerte mientras el chico termina.


Tags: , , , ,